Periodista de EL CHUBUT amenazado por el gremialista Ángel Sierra

 

Trabajadores de prensa que se desempeñan en diversos medios de comunicación, repudiaron la cobarde actitud del secretario general del sindicato de los legislativos (Apel) Ángel Sierra, quien amenazó en reiteradas oportunidades al periodista de EL CHUBUT, Nicolás Gil.
“El apriete no ´Sierra´. Solidaridad con Nico Gil”, fue la leyenda elegida por los trabajadores de prensa para repudiar la actitud del sindicalista Ángel Sierra, quien ya fue denunciado ante la Justicia por las amenazas que realizó contra el periodista de este medio.
También hubo un gran cantidad de expresiones de solidaridad con el periodista amenazado, que llegaron desde distintos ámbitos incluyendo diputados provinciales. Lo que no se conoce hasta el momento es qué actitud tomará la máxima autoridad de la Legislatura, Roddy Ingram, para con un trabajador de ese Poder del Estado que no respeta la libertad de prensa ni los valores democráticos y dice representar a los trabajadores, aunque amenace a quienes simplemente cumplen con su trabajo.

 

http://eldesafiosemanario.blogspot.com/2018/06/periodista-de-el-chubut-amenazado-por.html?m=1

Compartí el contenido:

Lo que para un Periodista Vidal Dijo, resulta una interpretación intencional del propio Periodista-

Reproduzco, como Periodista y no como Macrista (no lo soy, así como nunca fui Kirchnerista), la Crónica completa acerca de lo que Vidal dijo en el Sheraton Retiro ante el Rotary Club de CABA. Verán que el titulo a continuación de quien desarrolla la nota, es diferente a lo que él mismo escribe dentro, cuando debe “habilitar el Textual” de lo expresado:

Titulo del autor:

HABLANDO CON LA BOCA LLENA
Desde el Rotary Club, Vidal dijo que sobran universidades para una población tan pobre
La gobernadora bonaerense criticó que la provincia esté “poblada” de instituciones de educación superior cuando, dijo, se sabe “que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad”.

###

Además me permito opinar, que resulta notorio cuando el autor del articulo expresa firmando la nota que:

“(…) lo que dice Vidal denota su desprecio gorila hacia esa población carente de los recursos básicos.”

Contenido: Leer completo y ver tramo del Video del autor-

https://www.laizquierdadiario.com/Desde-el-Rotary-Club-Vidal-dijo-que-sobran-universidades-para-una-poblacion-tan-pobre

 

###

Ahora, a continuación, el Video Completo subido por nosotros:

 

Compartí el contenido:

Periodista de ExtraNews comparte su valiente testimonio y te invita a reaccionar

A partir del relato de su propia historia, la autora te anima a cambiar de actitud y a recuperar tu vida, si sos víctima de violencia de género. Foto: ExtraNews

Estamos muertas. Muchas mujeres estamos muertas por que nos mataron el alma y por mucho tiempo nos quitaron las ganas de respirar. Estamos muertas porque la violencia verbal erosiona, carcome, corroe, nos empequeñece. Desaparecemos en esa marejada de palabras y golpes, con las que nos acostumbramos a vivir.

Esto no les sucede a mujeres solas o de bajo intelecto. Les pasa a mujeres profesionales, con familias, hijos, carreras, que están presas en una pesadilla que a veces parece no tener salida.

Quiero permitirme contarles mi historia y las de algunas mujeres más. No hace falta ser inteligente para evitar el maltrato: el intelecto nada tiene que ver. Cuando una mujer se encuentra dentro de un círculo psicopático del que no puede salir, le será muy difícil lograrlo sola.

El doctor Hugo Marietan, psiquiatra especialista en maltrato y psicopatía, habla de personalidades que son “soles negros” ¿Por qué? Porque toda la familia, la oficina y las personas giran alrededor de ellos, de sus pedidos, necesidades y dictámenes, y si no se cumplen sobreviene el castigo. Cuando pienso en el caso de Claudia Shaefer (asesinada en el country Martindale), pienso en mí.

¿Podría haber sido yo esa joven mujer?

Yo fui víctima de violencia de género como muchas mujeres. Sufrí los puños, los golpes, las agresiones psicológicas y las persecuciones, además de las violaciones a mi intimidad. Por supuesto, nada comenzó de un momento a otro. Nuestro matrimonio fue un lecho de rosas, hasta que el golpeador despertó y nadie pudo detenerlo.

Pero quiero que sepan, queridas lectoras, que hay indicios, semáforos en rojo. Como pasó en el crimen del country Martindale: los mensajes de texto del marido de Claudia eran agresivos, amenazantes y hasta llegó a lastimarla físicamente en una ocasión.

No sirve el “no lo volveré a hacer”. Volverán a repetirlo y, quizás, con suerte sigas viva. Son reincidentes.

No quisiera centrarme en la parte teórica de estos casos, pero leí algunos que me llamaron la atención: un hombre le pegaba a su mujer en la cabeza, dejándole chichones, para que esto no lo notara la gente y no se viera (www.marietan.com.ar). En otra historia muy común, un varón acusaba a su pareja de ser puta y mala madre, sólo por querer salir con sus amigas.

Señales como estas son las que deben atenderse, para huir y no vivir una tragedia.

No debemos minimizarlo. Nuestra sociedad minimiza una cachetada, como decían los abuelos, “dada justo a tiempo”. O un “callate boluda, no sabés lo que decís”. O el maltrato cotidiano que con sus clientas ejerce un vendedor. Muchos banalizan la realidad y adoptan, a veces con sorna, frases como “Todos somos iguales”, “Ni uno menos” o “Los hombres somos maltratados”.

No hay cultura ni conciencia de que la mujer es el sexo débil, de que no tiene puños, ni fuerza, ni puede combatir con su propio cuerpo la superioridad física masculina.

Yo fui golpeada. Perdí los dientes, el pelo, fui abusada psíquicamente por años. Se me prohibió ser madre, porque no estaba apta para cuidar ni a un perro, según las palabras de mi golpeador. Mi agresor llegó a sacarme mi dinero y documento cuando salíamos de vacaciones.

Fui perseguida, hackeada en mis redes, hostigada en mi trabajo. Yo fui como Claudia Shafer, como Diolinda Torres, como Wanda Taddei, como Alicia Muñiz, como Ángeles Rawson, como la pequeña Camila.

Agradezco a Eva Giberti la creación de la Oficina de Violencia Doméstica, donde muchas fuimos escuchadas por primera vez ya que muchos agresores, al ser poderosos, entraban y salían de las comisarias sin ser fichados, y dándole la mano al comisario.

Mi agresor llegó a decir para defenderse que yo era insana. Así suelen hacer la mayoría de estos monstruos, quienes para zafar inocentemente de sus condenas, cargan todo el peso de la culpa sobre sus víctimas. Los jueces saben estas mentiras y las avalan.

 

 

Soy periodista, y como víctima de violencia de género, le pido a las autoridades del Ministerio de Justicia que las mujeres podamos acceder a abogados penalistas gratuitos, a un mejor funcionamiento de los botones antipánico, a custodia policial cuando el caso lo amerite.

Exijo, en definitiva, protección real de las mujeres amenazadas y agredidas ya que muchas veces, para peor, hay hijos de por medio y he visto en mi carrera profesional terribles masacres.

Además, sería útil instaurar un registro nacional de golpeadores así como el de violadores, que increíblemente aun tampoco existe en nuestro país. Si violás o golpeás, acá en Argentina podés vivir tranquilo donde quieras. Sólo con mudarte, ganás impunidad.

Muchas estamos vivas para poder mejorar el sistema, para informarte y para ayudarte a despertar. No pienses que no hay salida: no estás sola.

Ante el primer indicio de violencia, denunciemos la agresión marcando el 144.

Fuente: ExtraNews

Compartí el contenido: