“El Primer Error”.- YH-LaQuintaPata-

Al Aire 18:08 HS

 

La Ley es clara acerca de las opciones que le quedan al Congreso Nacional, en caso que un Presidente Vete una Ley.  El artículo 83 de la Constitución Nacional indica que el proyecto debe regresar a la cámara de origen, en el tema Tarifas, corresponde a la Cámara Baja, Diputados. Y como Oposición se requiere que reúnan dos tercios de los votos. En el hipotético caso que las 2 Cámaras del Congreso lo sancionen por igual mayoría, es Ley, y el PEN debe promulgarlo. Difícil que suceda en los hechos, no imposible.

Dos entregas atrás, nos preguntábamos “dónde estaban los  informes de la inversión empresarial en áreas energéticas, ante los primeros aumentos para quienes consumimos”. Si las empresas no lo hacen público, el Gobierno debería estar informado, y exigir que lo publiquen.

Obviemos por ahora el primer error, aun no mencionado aquí.

Claramente vimos un segundo error, sucedió cuando el Presidente mencionó a Cristina F. de Kirchner, apelando al Senado por el proyecto de tarifas opositor, y nada menos que ante pantallas y micrófonos de cada medio.

“por eso les pido a los senadores- dijo el Presidente- que demuestren que existe un Peronismo responsable y confiable, que no se deja conducir por las locuras que impulsa Cristina Fernández de Kirchner, confío en que van a actuar de manera racional”.

Sin apuros llegó la respuesta de Picheto días después; “No me gusta votar leyes para el veto, porque implican un fracaso para este congreso.”

Era claro que no se someterían al pedido. Pero el Presidente ante los Medios, le dio a la  Presidenta con Mandato Cumplido, una entidad que a esta altura histórica de argentina, no merece. Y desde una estrategia ausente, puso a su único equilibrista negociador, a Picheto, en un segundo plano. Y a un Peronismo que no termina de serlo, lo trató como posible aliado. Cuando hasta ahora, la verdad es otra. El Peronismo se mira delante de un espejo, y aún no sabe quién es.

Estamos ante un Veto que se dio de inmediato, y que pesa el doble.

El tercer error tiene un tiempo, continuar con una política que no manifiesta cambios, salvo una recesión importante que recién se insinúa.

El cuarto, aunque necesitemos sanear Tarifas, radica en no retroceder ante el error renegociando otros modos, a mayor tiempo y distancia. Lo peor sería perder la posibilidad de aplicar una Política Energética que en verdad necesitamos;

Deberíamos saber que “Argentina pasó de exportador a importador neto de energía en un lapso de tan solo diez años. Este hecho estuvo explicado por una caída significativa en la producción de gas y petróleo (que comenzó a fines de la década del 90 y que quedó en evidencia en 2004 cuando el gobierno de entonces se vio obligado a elaborar el llamado Plan Energético Nacional), como así también por el importante desfasaje que generaron las políticas aplicadas a la oferta (precios no rentables e incertidumbre, que retrajeron inversiones) y a la demanda (tarifas subsidiadas que promovían un consumo desmedido. Este proceso llevó a la Argentina a observar un importante deterioro en su balance comercial debido al incremento de sus importaciones de gas y electricidad, situación que hoy intenta paliarse con la ya mencionada batería de medidas, las cuales buscan equilibrar el mercado doméstico de la industria del P&G con mayores niveles de inversión, producción y precios estables.”  (KPMG P&G.)

Cuatro petroleras invertirán US$ 1150 millones en Vaca Muerta. No es poco. El mal manejo político de la Cosa Pública, podría arruinarlo.

¿Quien no quiere Equilibrio Fiscal? Seríamos el país normal que nunca fuimos. Hacerlo implica dureza por un lado y comprensión social hacia quienes trabajan por el otro. En ese difícil equilibrio, fino e incoloro, el gobierno está extraviado.

Las medidas en Tarifas no se explicaron bien y Aranguren de por medio, las aplicó  peor.

El quinto, no decirle a la oposición que la baja del IVA en tema tarifas solo beneficia a tipos como los propios legisladores a los que les sobra recursos, y no al ciudadano medio. 

Pero hubo un primer error; avanzar a nivel nacional en estos dos años rodeado por una entelequia, solos, puertas adentro de Balcarce 50,  hoy desbordada, antes de intentar acuerdos políticos básicos desde un inicio. No sucedió. El Gobierno se metió solo, sin apoyo político y recién ahora intenta pedirlos.

Cada Gobernador mira su provincia antes que al PEN. Y lo hace sin asumir sus errores de Gobernantes, con la misma actitud que el Ejecutivo en estos dos años.

Cada uno, mira su ombligo.

Unos y otros están lejos de interpretar que no todos viven como ellos. Que al ciudadano le ocurren otras cosas. Miles de comercios están cerrando, ante la imposibilidad de contener costos. Se trata de una sangría.

Comparto de este Gobierno la búsqueda de cambios definitivos que pocos intentaron en el país durante décadas, para tener la política energética necesaria en años, y no me parece  bien que para lograrlo, se utilice una política extrema, más pauperizadora que lo que vivimos hoy o que cuando asumieron. El país no está mejor; ¿Quién los convenció de eso?

Habría otra realidad consistente: El congreso es foco del peor disparo social de incredulidad y desconfianza. Sino demuestran una actitud manifiesta ¿quién podrá seguir escuchándolos o viendo? Necesitan abaratar un congreso pocas veces tan ajeno y distante a la gente. Un congreso caro, con manifestaciones que creen, convencidos, conforman a la gente. De ser así, si creen eso, se trata de un error grosero.

Un Poder Legislativo sin pertenencia social alguna con lo que deberían representar. El tratamiento del tema Tarifas, fue para congraciarse con lo social. No fue un Proyecto serio para analizar en profundidad lo que necesitamos y cómo hacerlo.

Sería conveniente, y es esperable,  que nuestra dos Cámaras sesionen para votar su propia baja salarial, y sus altísimos costos estructurales, en algún momento.

Los argentinos tenemos hoy, una Justicia que no funciona, un Congreso Nacional oportunista y oneroso con muy poca creatividad, y un Poder Ejecutivo que ha extraviado los pasos, y en reducido equipo, se sientan en hilera, para ver otra película. Es cierto, “La buenas ondas no alcanzan para gobernar” (C.M.)

 

Yayo H.

 

AUDIO

Compartí el contenido:

Post Author: La 5 Pata

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *