IDELAS-UCES: El alcance de la Tarifa Social para el consumo de energía eléctrica

El Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la UCES destaca en su último informe mensual que “los parámetros fijados por la Resolución 7 del Ministerio de Energía y Minería para poder calificar como beneficiario de la Tarifa Social al consumo de energía eléctrica, tras la actualización del cuadro tarifario, podría resultar aún más restrictivo, porque aun cuando el titular del servicio público de energía eléctrica acreditara no exceder ninguno de los parámetros fijados, podría quedar excluido del beneficio si del cruce de datos de las distribuidoras de energía eléctrica con los registros censales de población y vivienda, como de la Encuesta Permanente de Hogares, el Ministerio de Energía y Minería detecta que el hogar que recibe el suministro está integrado por otros miembros receptores de ingreso que generan recursos monetarios superiores al de la persona registrada en la prestadora del servicio”.

unnamed (1)

Además, consideran los economistas del IDELAS-UCES que “el Ministerio de Energía analizará los casos de los inquilinos, porque es común que muchos están obligados a pagar el consumo del servicio eléctrico sin cambiar la titularidad del consumo, mientras que el dueño de  la vivienda suele tener la propiedad de más de un inmueble, que es una de las condiciones excluyentes”.

Ejercicio de aproximación a la cantidad de beneficiarios

 

Para determinar el alcance del beneficio IDELAS-UCES tomó como referencia dos variables: el ingreso promedio de los jefes de hogar, o el de la ocupación principal del grupo familiar, por provincia; y la cantidad de automotores en uso por jurisdicción, y luego comparó los valores monetarios con el equivalente a dos salarios mínimos vitales y móviles y dos jubilaciones mínimas al momento de esta en vigencia del nuevo, así como el porcentaje primario de automóviles por jefe de hogar, o el de la ocupación principal en cada jurisdicción.

Recuerda el informe de la casa de altos estudios que “el ingreso medio del mayor generador de recursos monetarios del grupo familiar era a fines del segundo trimestre de 2015 de $7.354, con unos $15.000 para el trabajador asalariado; menos de $6.000 para el jubilado; y algo inferior para la población sin empleo, o con alta precariedad laboral no registrada que se nutre de planes asistenciales de los diferentes niveles de gobierno”.

 

“IDELAS-UCES estimó que si se considera la variable ingreso de la ocupación principal, obteniendo un promedio simple entre perceptores de un recurso monetario por la vía de un trabajo y los que lo obtienen en condición de jubilado, alrededor de un cuarto de las familias podrían calificar para acceder a la Tarifa Social.  En ese caso, en promedio, virtualmente sólo los residentes en la Capital Federal y las provincias patagónicas, quedarían excluidos de calificar para acceder a percibir un subsidio pleno o parcial al consumo de energía eléctrica; y parcialmente los habitantes de la provincia de Buenos Aires; Santa Fe; Mendoza; y en menor medida de Córdoba y Entre Ríos”.

Mientras que si toma en cuenta una variable altamente excluyente como es la de ser titular de un automóvil de hasta 15 años salido de fábrica, el estudio privado estimó que “quedarían descalificados la casi totalidad de los usuarios de energía eléctrica de la Ciudad de Buenos Aires y la totalidad de las provincias patagónicas, junto con las de Mendoza; y la mayor parte de los habitantes de Buenos Aires; Santa Fe y Córdoba, y gran parte de los residentes en Entre Ríos; La Pampa; San Luis; San Juan y Tucumán”.

 

Prensa – Open Press

Compartí el contenido:

Post Author: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *